PERSONAS RESILIENTES

Cada vez se está hablando más del término resiliencia. Hasta el Gobierno de España ha presentado un “Plan de Recuperación, Transformación y Resiliencia de la Economía”, creándose una Comisión Interministerial que se reúne periódicamente para llevarlo a cabo. Quizás son muchas las personas que han escuchado esta palabra por primera vez por boca del Presidente de España. Aunque es un concepto muy utilizado por parte de la psicología desde hace varias décadas.

Para mí, la resiliencia es la capacidad que tenemos las personas para adaptarnos a las circunstancias adversas que se nos presentan en la vida, sobreponernos a ellas  y conseguir salir más fortalecidas.

Según el significado de la Real Academia de la Lengua, resiliencia, es la “capacidad de adaptación de un ser vivo frente a un agente perturbador o un estado de situación adversos”. Como segunda acepción la RAE dice que es la “capacidad de un material, mecanismo o sistema para recuperar su estado inicial cuando ha cesado la perturbación a la que había estado sometido”. El concepto proviene de la física, concretamente de la dinámica, y comenzó a utilizarlo el investigador Michael Rutter quien lo propuso en 1972 para designar a la propiedad que representa la capacidad de un material para recuperar su forma tras sufrir una deformación.

Años más tarde fue el psiquiatra Boris Cyrulnik quien mejor divulgó este concepto para la psicología, en su primer libro “Los patitos feos”, aunque por lo visto lo cogió prestado del psicoanalista John Bowlby. Anteriormente, y parece ser que esta fue la primera vez que salió publicado el término referido a la psicología, fueron Werner y Smith quienes lo utilizaron en su estudio sobre neonatos de la isla de Kauai en 1982.

a

resiliencia-DTP

a

Boris Cyrulnik, profesor de la Universidad de Tolón en Francia y autor de diferentes libros relacionados con la Resiliencia, es un referente en la materia. Siendo niño sobrevivió a los campos de concentración del nazismo en los que perdió a su familia. Él mismo es un ejemplo de superación de experiencias traumáticas y se ha dedicado a estudiar los mecanismos de las personas para combatir el sufrimiento.

La resiliencia implica reestructurarnos psicológicamente para adaptarnos a las nuevas circunstancias. Así es como podemos sobreponernos a las adversidades que nos ocurren. Ser resilientes es aprovechar esas circunstancias, utilizando nuestras fortalezas,  para crecer y salir reforzados.

Las personas resilientes ven los momentos difíciles de una manera más optimista que el resto, ya que piensan que tras las circunstancias tumultuosas siempre llegan otras más óptimas.

Las personas resilientes se caracterizan por practicar una serie de hábitos diferenciadores. Suelen ser personas muy creativas y con capacidad de discernir mediante el pensamiento lateral. Asumen cualquier tipo de dificultad como una oportunidad para aprender estrategias nuevas, generar un cambio en la situación y crecer como personas. Son optimistas realistas y ven la vida desde la objetividad siendo conscientes de que no todo es positivo o negativo. Suelen ser personas con gran inteligencia emocional y no intentan controlar todas las situaciones, sino gestionar lo que hacen en función de las emociones que les invaden. Son flexibles para conseguir sus objetivos aunque también perseverantes para alcanzarlos. Poseen una motivación intrínseca que les ayuda a ser constantes en lo que se proponen. Son personas que buscan el apoyo social en los momentos que se ven desbordadas, rodeándose de personas que tienen una actitud positiva. Suelen afrontar las adversidades utilizando el sentido del humor, siendo capaces incluso de reírse de la adversidad. Tienen mucha confianza en sí mismas siendo conscientes de sus fortalezas y sus debilidades sin dejar de mantener el foco en sus objetivos.

Según mi experiencia personal y lo que he podido comprobar en mí mismo, ya que me considero una persona resiliente, es que las personas con capacidad de resiliencia tenemos una acomodación perfecta para aceptar la realidad diaria que nos aviene y atender a las circunstancias por muy adversas que resulten, con una entereza y capacidad de discernimiento que nos hace responder con sabiduría en lugar de reaccionar de una manera que nos pueda perjudicar. La tranquilidad y confianza que nos da actuar de esta manera hace que nos desplacemos por la vida siendo conscientes de que todo lo que nos llega es para mejorar, creciendo como personas, o para que podamos realizar algún aprendizaje que, a la postre, nos haga crecer también.

Esta manera de ser y actuar nos da una gran tranquilidad para abordar las circunstancias y nos quita parte de la presión a la que se suelen someter otras personas, en determinadas ocasiones, por querer resolverlo todo de manera inmediata o por temer no poder resolverlo.

Para concluir, y a modo de resumen, pienso que una persona resiliente es una persona optimista realista con capacidad para mejorar sus capacidades, que se dedica a vivir el momento presente, el aquí y ahora, aceptando la realidad que le acontece y asumiendo la responsabilidad personal que le corresponde, llevándola esta circunstancia a generar unas fortalezas que le hacen ser capaz de adaptarse a cualquier tipo de situación adversa que le pueda sobrevenir y, además de poder sobreponerse a la situación, es capaz de salir fortalecida hasta el punto de que se genera una huella en su cerebro que le hace estar preparada para abordar circunstancias adversas posteriores que le puedan acaecer.

a

Gerardo RomeroGerardo Romero Pozo
Miembro de la Junta Directiva de Desata Tu Potencial

2 Comments

  • MARIA JOSEFA MARCO NAVARRO dice:

    Buenos dias. –
    Sobre este tema tan de actualidad, no importa la edad, tenemos que tomar un tiempo de union y comunicacion para fomentarnosla.
    Antaño era mas favorable gracias a las reuniones enriquecedoras, casi todas en principio.
    Es epoca de apoyo con conocimiento si es posible. GRACIAS

  • Gerardo Romero dice:

    Hola María Josefa.
    Agradezco mucho tu comentario y estoy de acuerdo contigo.
    De hecho, una de las mejores maneras de fomentar la resiliencia es cultivando las relaciones sociales.
    Aunque, en esta época, debemos tener en cuenta la situación que nos acontece y actuar con mucho tacto en nuestras interacciones con otras personas.
    Gracias.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

DESATA TU POTENCIAL es una asociación sin ánimo de lucro y entidad de voluntariado creada y compuesta por un grupo de personas comprometidas con el desarrollo integral del potencial humano, especialmente de los jóvenes y adolescentes