Mis aprendizajes del 2020

a

Cuando finaliza el año es el mejor momento para recapacitar sobre los aprendizajes que hemos adquirido durante el mismo. Este ha sido un año difícil, muchas personas han perdido a seres queridos, otras han perdido su modo de sustento y se encuentran en situaciones precarias y algunas personas se encuentran paralizadas, sin saber qué hacer, con miedo a salir a la calle, con miedo al contacto social, con miedo a contagiarse, en definitiva, con miedo.

El miedo es una emoción que se caracteriza por una intensa sensación desagradable provocada por la percepción de un peligro, real o imaginario, que puede vivirse en el presente, venir del pasado o incluso proyectarse al futuro. Esa perturbación angustiosa del ánimo nos puede provocar síntomas físicos como taquicardia, sudor excesivo, escalofríos, temblores, problemas respiratorios, debilidad, mareo, entumecimiento de las manos, dolor de pecho o de estómago y náuseas, entre otros.

Aprendizajes 2020

El miedo, como la mayoría de las emociones llamadas negativas, es una emoción muy útil, nos  permite huir en caso de necesidad o evitar algún peligro próximo. La respuesta al estímulo que nos da miedo es una respuesta autónoma que no activamos voluntariamente de forma consciente y esta respuesta automática puede ser de tres tipos: huida, defensa o paralización. 

Se trata de un mecanismo adaptativo que nos permite sobrevivir y que funciona según nuestras creencias y pensamientos. El carácter positivo del miedo hace que nos alejemos de un suceso para el cual todavía no estamos preparados. El problema no es el miedo sino lo que hacemos con el miedo.

No podemos permitir que el miedo nos paralice y dejemos de hacer lo que queremos hacer. Una forma de solucionarlo es enfocarnos en las acciones que podemos realizar sabiendo todo lo que hemos aprendido durante el tiempo tan convulso que ha transcurrido. Fijándome en los aprendizajes que nos deja este año,  voy a relatar algunos de los que yo he sido consciente y que he podido contrastar con varias personas de mi entorno:
a

  • Sencillez: la capacidad de ser humilde, empático y respetuoso. De vivir sin alardes. Me he dado cuenta de la importancia de disfrutar las cosas sencillas, una puesta de sol o un atardecer, una tertulia con un amigo o un ser querido, o simplemente disfrutar de un paseo por la naturaleza ya sea en el mar o la montaña.
    a
  • Amistad: valorar la lealtad de una buena amistad. He podido comprobar quiénes son las personas que de verdad me aportan y con las que puedo contar. Ese mensaje diciendo cuídate o esa llamada solo para saber cómo estoy. Esa quedada con un amigo/a o esa videoconferencia a la que me han invitado.
    a
  • Solidaridad: como la capacidad de pertenecer a una comunidad positiva donde compartir intereses y necesidades con personas que ayudan. Esa participación realizando un voluntariado en momentos que hay tantas personas necesitadas. Desde Desata tu Potencial no hemos parado de realizar eventos cumpliendo todas las medidas de seguridad para contribuir a ayudar a que las personas aprendan a ser felices. A mí me ha hecho recapacitar sobre las bonanzas de pertenecer a esta gran asociación a la que estoy tan agradecido.
    a
  • Resiliencia: la capacidad para sobreponernos a las adversidades. La he puesto más en práctica que nunca. Me he sobrepuesto a un confinamiento, a un ERTE, me sigo sobreponiendo a mantener las distancias sociales,  a no poder abrazarme con las personas queridas (eso los desatados lo llevamos un poco mal) y a respetar las nuevas normas.
    a
  • Sociabilidad: he aprendido a valorar debidamente las profesiones esenciales como las que ejerce el personal sanitario, las fuerzas y cuerpos de seguridad del Estado, los profesionales del ejército o el personal de limpieza y de los comercios de alimentación.
    a
  • Familia: ahora reconozco más el privilegio de tener una familia sana y unida, del apoyo mutuo que ejercemos en el núcleo familiar y he aprendido a convivir de una manera más estrecha e intensa.
    a
  • Responsabilidad: personal y social para protegernos y proteger. Más que nunca he aprendido que soy responsable de todo lo que me ocurre y de esta forma pongo los medios adecuados para contribuir a que el sistema funcione.
    a
  • Ecosistema: he aprendido la importancia de cuidar el planeta, durante el tiempo que estuvimos confinados vi crecer la naturaleza a un nivel increíble y eso me ha sensibilizado más que ninguna campaña sobre el calentamiento global que haya habido hasta ahora.
    a
  • Cambio: o mejor dicho, la adaptación al cambio. He aprendido más que nunca que la vida es cambio y que por muy seguros que estemos hoy, llega un virus y hace que se desplome la economía y que vivamos atemorizados por contraer una enfermedad.

a

Estoy seguro de que me dejo algunos, aunque sí son todos los que están. Estos aprendizajes me permiten tomar conciencia de momentos y situaciones positivas que he vivido y puedo volver a vivir. Desde la psicología positiva nos recomiendan que nos enfoquemos en pensamientos y acciones positivas. Es inevitable tener pensamientos negativos en algún momento aunque, igual que vienen se pueden ir y debemos dejarlos ir y no seguir tras ellos. 

Soy de las personas que piensan que todo, absolutamente todo, ocurre por alguna razón. Tener integrado este pensamiento es fundamental para abordar cualquier situación que se me plantee. Las cosas que me ocurren no son ni buenas ni malas, son perfectas, y de todas ellas puedo adquirir un aprendizaje que me va a permitir superar las dificultades y crecer como persona. Todo ocurre a su debido tiempo, ni antes ni después. Las cosas ocurren cuando deben de ocurrir. 

Los aprendizajes que adquirimos superando los retos que se nos presentan nos fortalecen y moldean nuestro carácter. Cuando conseguimos ver los obstáculos como oportunidades para crecer y nos conocemos mejor a nosotros mismos, es cuando podemos concluir que estamos preparados para vivir todo lo que la vida nos presenta.

¡Bienvenidos a 2021! ¡A crear un año fantástico!

a

Gerardo RomeroGerardo Romero Pozo
Miembro de la Junta Directiva de Desata Tu Potencial

10 Comments

  • Tote dice:

    Fantastico Gerardo
    Gracias!
    Tote

  • Sonia Romero dice:

    Gracias.
    Maravillosa reflexión, como siempre haces.
    Me quedo con el último párrafo, esa es mi filosofía de vida y de trabajo.

    ¡Preparada para vivir!

    Que ganas de verte y abrazarte.

  • AGUS dice:

    Muy bueno . Enhorabuena

  • Rosario dice:

    Alla vamos a correr un año increíble

  • Esther dice:

    Estupenda reflexión. Me quedo con muchas de las cosas , mejor dicho, con todas ya que me siento muy identificada, de todas las situaciones que nos ocurren en la vida, nos permiten sacar conclusiones que nos permiten avanzar hacia adelante. Todo es necesario para nuestro aprendizaje. Gracias Gerardo 😊

  • Carmen Medal dice:

    Fantástico. Gracias, Gerardo, por compartir.

  • Elena dice:

    Gracias, Gerardo, por recordarnos tantas cosas importantes, por aportar esa otra perspectiva que nos ayuda a reconocer que la situación por la que estemos pasando en algún momento no es un pozo sino un charco que se puede saltar… ¡Y que saltarlo es divertido!!!

  • Marian dice:

    Muchas gracias Gerardo,por compartir todo ésto con nosotros. A ver si lo conseguimos y pasamos página y sobre todo “Aprendemos”

  • Nieves Fernández Lázaro dice:

    Enhorabuena Gerardo, encantador post ,has sabido desglosar cada uno de mis pensamientos con cada palabra adecuada, bien definida, vamos que me he sentido súper identificada.
    Estoy tan contenta de pertenecer a esta asociación, de sentirme parte de ella, de una forma o de otra, y siempre agradecida.
    Vamos a por el año y seamos resilientes, unamos siempre nuestra energía positiva.
    Con ganas de esos abracitos 😉 desatados!!

Responder a Elena Cancelar respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

DESATA TU POTENCIAL es una asociación sin ánimo de lucro y entidad de voluntariado creada y compuesta por un grupo de personas comprometidas con el desarrollo integral del potencial humano, especialmente de los jóvenes y adolescentes