La Gestión Emocional, clave para un buen aprendizaje

Aprender a ser uno mismo y a convivir con los demás son dos aprendizajes básicos para desenvolverte en la vida, más, ¿son suficientes para completar un modelo de gestión emocional?

Pues según las experiencias acumuladas por expertos y experimentados profesionales, desde David Goleman hasta nuestros formadores en España, tanto en el ámbito escolar como empresarial, aunque en estos momentos no podamos compararnos con países como EEUU, Singapur, Reino Unido, Finlandia, Canadá, Australia, etc; sí se están adoptando en nuestro país, las decisiones correctas en este sentido.

Cada vez son más las voces que se alzan a favor de canalizar las emociones de los niños, en el ámbito educativo; porque las emociones nos acompañan toda nuestra vida. Por tanto, aprender a conocer nuestra dimensión emocional, forma parte de la personalidad de todo ser humano y, evidentemente nos capacita para comprender a los demás, favoreciendo un buen aprendizaje social.

Mi contacto es permanente con maestros, psicólogos, pedagogos, sociólogos, empresarios, profesionales de los RRHH, formadores en general, etc. Si queremos frenar el abandono escolar y también el profesional, debemos reaccionar y formar a las personas emocionalmente para obtener mejores resultados laborales y escolares, que garanticen la supervivencia y la motivación  que debe acompañarnos toda nuestra vida.

Gestión emocional

¿Cuáles son las claves de una estrategia emocional?

Según la experiencia aportada por los diferentes modelos de competencia que coexisten en nuestros días, Bisquerra, Boyatzis, Goleman, Salovey y Mayer, etc, casi todos coinciden en varios elementos concretos:

* Conciencia emocional.

* Autonomía emocional.

* Regulación emocional.

* Conciencia social.

* Gestión de las relaciones.

Para cada una de estas competencias se emplean diversas herramientas:

* Autoestima.

* Optimismo.

* Resilencia.

* Asertividad.

* Empatía.

Centrar la atención en la conducta sin saber lo que ocurre en el interior del individuo, supone fracasar porque no se atiende al origen que suele estar en su mundo de emociones. Por ello, sería interesante descubrir y aplicar la teoría de las inteligencias múltiples del psicólogo y ganador del Príncipe de Asturias, Howard Gardner, en la que demuestra que todos somos inteligentes, y que disponemos de diferentes tipos de inteligencia, de diversos potenciales a veces invisibles. Además asegura que la familia es la primera escuela de aprendizaje emocional y que conviene experimentar con la alegría, la sorpresa, el enfado, el miedo, etc., para que los niños comiencen a sentir pero sin riesgos.

¿De qué nos sirve poseer una mente llena de cosas si nuestro corazón no ha madurado? Muchos estudiantes brillantes y profesionales de éxito, con grandes curriculums académicos, fracasan estrepitosamente en sus relaciones interpersonales, donde una buena gestión emocional es la clave para el éxito.

Emociones

En la mayoría de nosotros, el descontento encuentra fácilmente una respuesta que nos satisfaga, un refugio seguro que resista todas las tormentas. Estamos educados para resistir, y muy poco para comprender. El conocimiento es la acumulación del pasado, ¿puede el pasado comprender?, sólo con libertad y el silencio necesarios.

La acumulación de experiencia es un proceso continuo, y cada experiencia fortalece ese proceso. Nuestro pensamiento es memoria acumulada, es sensación, y la sensación no es felicidad. Las sensaciones buscan satisfacciones. Habitualmente nuestras metas están basadas en sensaciones, pero la felicidad no es una meta, no se puede ir en su búsqueda. La comprensión habita sólo en el presente, y debe establecerse de manera individual, partiendo del potencial que debemos explorar y descubrir en cada persona.

Los docentes y formadores deben ir más allá y comprender que su función no se puede limitar a ser meros transmisores de la información o del conocimiento, ya que por otra parte hoy, esos contenidos se encuentran fuera del aula y de los lugares de trabajo, y que en segundo lugar, deben proveerse de la formación necesaria en este campo que aporten validez para optimizar el desarrollo de las competencias y estrategias emocionales.

Lo mismo que es imposible no comunicar, siguiendo la teoría de la Comunicación con PNL, ninguna interacción es emocionalmente neutra en un centro de trabajo o en un aula, así es que de algún modo todos somos responsables de iniciar el vínculo emocional correcto con el empleado o el alumno, desde la alta dirección de las empresas, como desde la dirección de los centros formativos.

Pepe Gutiérrez
Formador humanista, interesado en el aprendizaje vivencial y competencial, centrado en la transformación y desarrollo de las personas.

Impulsa iniciativas, busca recursos y genera estrategias desde hace 35 años, liderando equipos de ventas, marketing, así como el coaching ejecutivo y sistémico en el management multinacional.

Ha viajado por más de cien países y ha vivido en diversos continentes experiencias multiculturales muy diversas, que forjaron su carácter de explorardor y aprendiz de los que aprenden. Actualmente colabora con diversas ONGs en África y Asia.

Le entusiasman los proyectos que aportan frescura, nuevos puntos de vista, que remueven conciencias, ingredientes necesarios en los procesos de reflexión del ser humano, que le impulsan a emprender su legítimo derecho a cambiar y transcender.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

DESATA TU POTENCIAL es una asociación sin ánimo de lucro y entidad de voluntariado creada y compuesta por un grupo de personas comprometidas con el desarrollo integral del potencial humano, especialmente de los jóvenes y adolescentes